20 de febrero de 2011

nuncanuncanunca*


Y puede que en momentos de la vida, cuando piensas que ya nada puede salvarte de ese pequeño mundo que formaste de forma equivocada, tires la toalla. Pero no, debes de ser fuerte, nunca, nunca te puedes rendir. Nunca, nunca debes pensar que el mundo que formaste es el erróneo, nunca. Es tu vida, es tu mundo. Puede tener miles de cosas malas, nadie te lo discute, pero piensa, que tiene mil y una cosas buenas. Es tu vida, es tu mundo, y por ese simple hecho, es perfecto. Nunca, nunca dejes de luchar. Después de la tormenta, siempre llega la calma, ¿no? No te rindas, haz de tu mundo un lugar maravilloso, nunca, nunca te puedes rendir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario