6 de septiembre de 2010

Somos ;


Tan débiles que somos al momento de nacer, y nos hacemos fuertes cuando nos toca crecer, dejándonos la piel. Somos, tan débiles que somos cuando llega la vejez y nos hacemos fuertes al momento de partir sin entender porqué. Somos un segundo, un instante, el capricho de un reloj que nadie sabe cuándo va a parar. Somos un misterio en el planeta, energía y un color. ¿Quién ha dicho que era fácil aprender cada lección haciéndonos más grandes cuando sentimos dolor? No, nadie nos enseñó. Somos un segundo, un instante, el capricho de un reloj que nadie sabe cuándo va a parar. Somos un misterio en el planeta, energía y un color. Somos un segundo, un instante, el capricho de un reloj que nadie sabe cuándo va a parar. Somos un misterio en el planeta, energía y un color.

No hay comentarios:

Publicar un comentario